Nyaba Léon Ouedraogo

Contenido

Nyaba Léon Ouedraogo

Burkina Faso

El enfoque fotográfico de Nyaba Léon Ouedraogo es documental y estético. En 2008, emprende El infierno de cobre, una reflexión sobre los desechos electrónicos y sus consecuencias. Seguirán otras series, como Los partidores de granito y arena de Burkina-Faso (2010 -2011), y Error humano (2011), que están marcadas por el deseo de narrar las mutaciones de las sociedades africanas y sus múltiples mutaciones. Estas diferentes series consisten en mostrar imágenes no por lo que dicen sino por lo que traducen. Entre 2011 y 2013 se aleja del formato documental, en busca de una nueva poesía fotográfica. El resultado es la serie fotográfica The Phantoms of Congo river . Realizada un año después, la serie Las devoradoras de almas, es un conjunto de dípticos que confrontan imágenes documentales y la puesta en escena de una representación social que se burla de las creencias místicas. Nyaba Léon Ouedraogo ha recibido varios premios, entre ellos el de la Unión Europea en el IX Encuentro de la fotografía en Bamako (2011). También fue finalista del premio Pictet 2010, y laureado en las Residencias fotográficas 2013 en el Museo del quai Branly. Es cofundador del colectivo Topics Visual Arts Platform, un laboratorio de reflexión y concertación de artistas en torno a la fotografía.

Las devoradores de almas

Residencias fotográficas 2013

La serie Las devoradoras de almas se inspira en un episodio notable de la infancia de Nyaba Léon Ouedraogo. En ese episodio, Nyaba, que entonces era un niño, se enfrentó a la muerte de uno de sus mejores amigos, y toma conocimiento de la existencia, incluso dentro de su entorno, de la creencia colectiva relacionada con las "devoradoras de almas". Así son llamadas, en la mayoría de los casos, las mujeres ancianas, que viven solas, marginadas, a quienes se les atribuyen poderes místicos y mágicos y que a menudo son consideradas brujas por su comunidad. Al crecer, el artista se dio cuenta de que estas "brujas" son en realidad mujeres muy pobres, a menudo abandonadas por sus esposos y expulsadas del hogar conyugal o de su familia. Para realizar su proyecto, Nyaba Léon Ouedraogo decidió fotografiar a estas mujeres, al principio en su vida cotidiana, tal como se encuentran en su vida cotidiana, y luego vestidas con atuendos excéntricos y modernos, en un marcado contraste. En forma de díptico, quiere confrontar dos enfoques y, a través de esta técnica, sugerir la puesta en escena de una representación social, de la que estas mujeres son actrices y víctimas. El artista establece un diálogo fotográfico para devolver la dignidad a las mujeres que "en una sociedad acomplejada, llena de tabúes, ocupan un lugar de segundo orden y pierden su belleza y dignidad a una edad muy temprana". Nyaba Léon Ouedraogo no desea narrar los fundamentos u orígenes de las creencias ancestrales. El centro de su trabajo es más bien mostrar de qué manera se traducen estas creencias. Al pedirles a estas mujeres que den su propia interpretación de la imagen que la sociedad les atribuye, el artista cuestiona, de manera más general, el lugar y la imagen de las mujeres en el mundo. Serie realizada en 2013-2014.

Nyaba Léon Ouedraogo : Les Dévoreuses d'Âmes